3/15/2008

C.G. Cap. Caminando por Arigo

Nick y Clara tomaron el camino hacia el este y poco antes del anochecer habían llegado a Arigo.

Nick: Vaya, parece haber cambiado mucho desde la última vez que vine.
Clara: ¿Y crees poder encontrar sobre tu hermano aquí? Lo único que yo obtuve fue información torcida.
Nick: Sé de alguien que nos puede orientar.
Clara: ¿En serio?
Nick: Nirk debe ocultarse e ir cambiando posiciones, es por eso que nuestros amigos de confianza le ayudan en secreto.
Clara: Y yo que casi asesino por pistas.
Nick: Haré como que no escuché eso.
Clara: ¡Es un decir!
Nick: Pero primero...... vamos a comer algo. x.x
Clara: Si......... hemos caminado por horas.

Nick y Clara caminaron por diversas calles hasta encontrar alguna posada, donde alquilaron 2 cuartos y pidieron que les sirvieran pronto la cena.

Dieron las nueve de la noche y Nick se encontraba escribiendo en una hojas ciertos textos de un libro, hasta que fue interrumpido cuando le tocaron la puerta.

Nick: ¿Si?
Clara: Soy yo.
Nick: ¿Sucede algo?
Clara: Eh... no, nada...
Nick: ¿Creías que me fugué a buscar a mi hermano por mi cuenta? >.>
Clara: ¡No!.... Este...
Nick: Adiviné, ¿verdad?
Clara: Algo así.
Nick: No es mi estilo el abandonar a mis compañeros, así que-
Clara: No, no. Verás, quería preguntarte una cosas.
Nick: ¿No puedes esperar a mañana? Estoy a mitad de algo importante y ya de por si tengo sueño.
Clara: Oh~ ¿Además de cuarto ordenaste "eso"?
Nick: No sé de qué me hablas y mejor ni me digas. Buenas noches.

Clara se alejó con una risilla.

Clara: Creo que desconfié mucho de él.

Nick: ......... Genial, ya me quedé con tanta duda sobre lo que quiso decir con "eso" que ya no me puedo concentrar... Mejor me duermo.

Nick guardó sus cosas y después de poco concilió el sueño. En la mañana siguiente ambos se encontraron en el mostrador y salieron de la posada, Nick dirigía el camino.

Clara: ¿Y está muy lejos tu amigo?
Nick: Pues... -sacó un papel y lo leía al caminar- La penúltima carta que me envió decía que se mudaba, así que primero vamos al punto de orientación que me indicó.
Clara: ¿Cuál?
Nick: Las estatuas de Din y Sona.
Clara: Oh~
Nick: Jeje, aun si supiera donde vive, vendría a verlas.
Clara: Bueno, no niego que la mayoría gusta de ir a verlas.

Ambos caminaron unos minutos más hasta que llegaron a una explanada circular en el centro de Arigo; habían diversos comercios a las orillas como comercientes de armaduras, de ropa y de comida, y en el centro estaban las estatuas de dos sujetos: uno tenía el pelo hasta los hombros, con una pose seria que lo hacía verse genial mientras llevaba la espada en la mano derecha; el otro tenía el pelo un tanto más corto, con una capa y estaba a espaldas del otro con el pie izquierdo solo tocando el suelo con la punta y sostenía el mango de su espada envainada con la mano derecha.

Clara: Si que están bien detalladas.
Nick: Así es, y además me parece interesante que cada ciudad posee un par de estatuas diferentes.
Clara: Bueno, no por nada son los heroes más grandes de la historia.
Nick: Ajá.
Clara: ... ¿Y? ¿Para donde?
Nick: Ah, espera, deja leo la tablilla.

Nick se sacercó a una tablilla cerca de las estatuas que decía:
"En honor a Din y Sona, quienes salvaron a esta tierra del Clan Obro y su opresión, asegurando la prosperidad de esta y las ciudades vecinas."

Nick: Algún día investigaré su historia.
Clara: ¿Pero qué dices?

Nick agarró camino por una calle con poca gente y Clara lo siguió.

Clara: Ya existe un documento que redacta sus travesias.
Nick: Si, lo he leido muchas veces, pero eso fue escrito a base de leyendas que se generaron en los pueblos tiempo después de haber sucedido.
Clara: Pero según se cuenta, esas compilaciones son verdades.
Nick: Jamas dije que fueran mentira. Es solo que en casos como ese del clan Obro, no hay detalles sobre la victoria porque ninguno del pueblo estuvo presente.
Clara: Pero aun así, es imposible hacer una mejor recopilacion ahora.
Nick: Cierto, ya dista más de 700 años, la gente de ahora lo que conoce es lo escrito en el libro...
Clara: Y muchos de los pueblos de aquel entonces se expandieron y fragmentaron en las 28 ciudades de Nikera.
Nick: Y como algunas son fusiones tras la fragmentacion, la información de la gente puede resultar menos precisa.

Tomaron una desviación a la izquierda y entraron a un callejón estrecho.

Nick: Es por aquí.
Clara: ¿Falta mucho?
Nick: No, la verdad no.

Llegaron al final del callejón y encontraron unas escaleras hacia abajo, al bajar estaban en un pasillo oscuro con una que otra vela dando poca luz. Debajo de cada vela se encontraba una puerta y se detuvieron frente a la sexta.

Nick: Aquí.
Clara: Si que sabe esconderse.

Nick tocó la puerta.

Voz de hombre: ¿Quién es?
Nick: Nick, abre por favor.

Estaba todo en silencio.

Voz de hombre: Suenas diferente a Nick, vete de aquí.
Nick: Soy yo, el que te dibujaba los retratos con Aliss cuando aun eran novios.
Voz de hombre: Vaya, en verdad debes ser tú.

Y les abrió la puerta.

No hay comentarios.: